jueves, 23 de marzo de 2017

Escribir es mi trabajo

escribir-es-mi-trabajo-opinión-piratería


Buenas, ya sabéis que tengo el blog en proceso de reparaciones, así que solo vuelvo por aquí en días de pura necesidad. Hoy es uno de esos días. Resulta que he sufrido una tremenda decepción al encontrarme un sitio web de gran relevancia, uno de esos que tienes fichado por la calidad de sus contenidos y por lo que puedes aprender de él, promocionando páginas de descarga ilegales.

Somos muchos usuarios de esa web los que nos hemos quedado con los ojos como platos al ver cómo alguien a quien considerabamos un profesional, fomenta un delito. Porque está publicitando el robo a los escritores, algunos de ellos incluso seguidores o clientes suyos. Tanto es así que ahora mismo, a esta misma hora, encontrarás muchos blogs de escritores protestando ante la impunidad con la que este señor comete un delito por aumentar el tráfico a sus redes. Hoy muchos escribiremos usando el mismo lema que este señor pervierte en su propio y egoísta beneficio: escribir es mi trabajo...

Todos cometemos errores.


Es lo primero que pensé al leer el artículo en el que publicitaba, desde el propio título, dónde realizar descargas piratas. Pero cuando vi las razones que el propietario de esa web esgrimía para defender su publicación, se me cayó el alma a los pies. En resumen, era algo así como "Es la clase de contenidos que quiere/atrae a mi audiencia".

Entonces me puse muy alegre porque la audiencia de este señor no reclamara contenidos sobre cómo hacerse pasar por un quinceañero para poder acosar a preadolescentes, o cualquier otro tipo de actividad delictiva. Viendo el tipo de entrañas que gasta el susodicho, podría haber sido mucho peor.

¿Quieres leer cualquier novela gratis? Aprendamos a elegir... sabiamente (que diría cierto monje a Indiana Jones).


Estamos en la era de la información, tenemos la tecnología al alcance de la mano y cada uno puede usarla como prefiera. Para crear o para destruir, para conectar o para aislarse. Permite que te cuente por qué las páginas piratas perjudican al autor y al lector, a partes iguales.

La piratería no entiende de justos y pecadores, de grandes o pequeños, de ricos y pobres. Solo entiende de una cosa: de dinero. Por eso hace tanto daño.

escribir-es-mi-trabajo-reflexión-piratería
«Si quieres protestar contra las fortunas desorbitadas, atacar a las grandes editoriales, chinchar a ese escritor tan famoso, arruinar a esa otra pequeña editorial emergente, o que ese otro autor emprendedor deje de publicar para siempre, pulsa este mismo botón.
La cultura no lo sé, hay mucho debate, pero nosotros siempre ganamos».

Cada vez que se hace click, se priva a un autor del exprimido porcentaje que le corresponde por su trabajo, y si hablamos de autores independientes, emprendedores, noveles, con pocos recursos personales o de pequeñas editoriales, imagina el daño. Con una mano se piratea a un autor porque gusta su obra, y con la otra se le quita la bolsa con la que llega a fin de mes... Y si no llega a fin de mes dejará de publicar (en el caso de un autopublicado no tendrá con qué pagar al corrector, ilustrador o maquetador). Y si no publica, el que se decía enamorado de su obra, pero que también hizo click, ya no podrá leerle nunca más. Lo habrá matado, literariamente hablando.

Cada vez que se hace click, se le da dinero (en forma de publicidad, banners, pop ups o lo que sea) a unos señores que han montado una web a costa del esfuerzo de otros. Unos señores que saben que las leyes aún no están preparadas para combatirles y a los que se la chufla cualquier otra cosa que no sea repartirse beneficios.

Ahora viene cuando te explico cómo leer gratis casi cualquier libro de casi cualquier autor.


Como te decía algunos párrafos antes. Estamos en la era de la información y la tecnología y, no sé tú, pero yo elijo utilizarla para hacer cosas chulas y constructivas.

Si has llegado a un punto en el que no puedes pagar por una novela (me da igual el precio y me dan igual los motivos), ¿por qué no pruebas a ponerte en contacto con el autor? Si aún no lo has probado, creo que estás perdiendo una oportunidad maravillosa para conocer mejor a esa persona cuyo trabajo admiras. 

Hace algunas décadas me puse en contacto (por correo postal, así de viejuno soy) con la editorial que publicaba los librojuegos de "La senda del Tigre". Yo había devorado en un verano los cuatro que habían publicado, y al final del último se aseguraba que había otras novelas que seguían con la historia. Pero pasaron un par de veranos y mi librero habitual no traía la continuación de la saga. No tenía nada que perder, así que mi "yo más joven" se atrevió a escribir una carta, llena de palabras educadas y de admiración por la obra, preguntando por los volúmenes que faltaban. Y la respuesta no se hizo esperar. Eso sí, me contestaron, con mucha amabilidad, que los siguientes ejemplares no serían editados en España.

la-senda-del-tigre
Los culpables de mi primera experiencia editorial.

Pese a la decepción inicial, la experiencia fue muy gratificante. Alguien se había interesado por mi consulta y se había molestado en explicarme algunos pormenores sobre lo que costaba traducir y editar una obra extranjera... ¡Pues ahora es todo mucho más sencillo!

No es tan difícil. El escritor que no tiene Blog, tiene Twitter, Facebook, perfil en Goodreads o canal de Youtube. Con esto no estoy diciendo que vayamos a regalar nuestras novelas alegremente a cualquiera que nos diga lo mucho que le gusta nuestro trabajo... Que esto no es una barra libre de grog (por eso, antes escribí casi cualquier libro de casi cualquier autor). Pero ni te imaginas la cantidad de libros que ofrecemos gratis a lo largo del año por diferentes motivos.

Escribir es nuestro trabajo, y se lo regalamos a quien nos sale de las teclas.


Solo es una idea, pero pienso que a todos nos iría mejor si habláramos las cosas de tú a tú. Veamos juntos qué es lo que ha fallado para que alguien haya ido a descargar una novela hasta un lugar pirata, cuando se la podría haber regalado el propio autor, con todas las garantías de calidad y sin alimentar a esa gente que vive de los demás.

Puede que ese lector no tuviera pasta, pero lo que todo el mundo tiene es capacidad de currar, de una manera u otra. Ese lector siempre podrá hacer reseñas en Amazon y Goodreads, hablar de ella en su trabajo, con sus amigos, en su Blog y en las redes sociales. O participar en las propias redes sociales del autor, o en los concursos y actividades que proponga. Puede hacerle un dibujito, un fanart, lo que sea... En definitiva, devolverle de alguna manera el valor que ha recibido de él, hacerse merecedor del trabajo que el propio autor ha decidido poner en sus manos gratis, a costa de apretarse un poco más el cinturón ese mes.

Ya lo decían en mi barrio, "Es mejor pedir que robar". ¿Sería posible llegar a acuerdos entre autores y lectores? Me refiero a acuerdos entre lectores con necesidades reales, y que tampoco supongan que el autor se extinga por no poder llenar el carro de la compra.

escribir-es-mi-trabajo-opinión-piratería
-¡Por las barbas de Neptuno! Se han puesto de acuerdo y los que nos hemos quedado sin curro hemos sido nosotros.
-No jorobes, que Curro era el timonel.
-No, gañan. El capitán se refiere a lo de poner la mano a fin de mes.
-Ah, eso.

¿Tú qué piensas? ¿Estoy planteando una utopía demasiado civilizada?


Me encantaría conocer tu opinión. Si tú quieres leerme y yo quiero que me leas, digo yo que podremos llegar a algún acuerdo para conseguirlo sin que ninguno de los dos palme por el camino por no poder comer. No necesitamos intermediarios de oscuras intenciones para eso, ¿no crees? ;).

Un abrazo.

4 comentarios:

  1. A lo mejor es una utopía, pero es desde luego una solución. Existir me temo que seguirá existiendo las páginas web piratas y gente que seguirá esgrimiendo eso del "todo gratis" pero por lo menos que sólo se queden ellos. Que no sea porque los demás no tenemos alternativas. Vamos, lo digo yo que fui muy de piratear en su día y ahora, cuanto más alternativas veo y más libros baratos hay, menos pirateo. Y lo poco (casi todo manga, anime y novela gráfica) me da muchas veces una pereza enorme, por la cantidad de páginas basura por las que paso antes de llegar al enlace, hasta el punto de que más de una vez he pasado de descargarlo. Prefiero rezarle a Netflix para que alguna vez los suba que llenar el ordenador de porquería xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La piratería existirá siempre, pero con los medios de los que disponemos hoy, pienso que son un intermediario prescindible entre autores y lectores ;). Con lo bonito que es conocer gente XD.

      Eliminar
  2. Marian, de Frontera Esdrújula, al aparato.

    Hay una cosa muy antigua y demodé que se llama ética y otra, antigua también pero en plenitud de forma al parecer que se llama apariencia (y que se hace acompañar de otra que se llama morro o desvergüenza). Con tal de parecer, vendemos nuestra alma a Mefistófeles, tan anchos. Luego, eso sí, los políticos, la mierda de sociedad, el no hay derecho. Los otros. Siempre los otros. Para acabar desmemoriados porque no habrá otro modo de aguantarnos la cara en el espejo.

    Ojalá escribir pudiera ser mi trabajo, pero con parentela así...

    Un abrazo, Pablo, y ¡a por todas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Siempre habrá otros malhechores que harán nuestras propias fechorías más asumibles... Es la primera excusa para no cambiar a mejor.

      Un abrazo, Marian, y gracias por pasarte por aquí con tu poesía.

      Eliminar