jueves, 8 de diciembre de 2016

Novelas fantásticas que llegaron a destiempo.

novela, fantasía, juvenil, la historia interminable, con gen de gnomo, pablo ferradas

“Un mago no llega tarde, ni pronto, sino cuando se lo propone”.

Esta frase de Gandalf es muy aplicable a la literatura. ¿No te ha pasado que has tenido auténticas obras de arte literarias en tus manos y no las has disfrutado, simplemente porque no llegaron en el momento adecuado? Hoy me gustaría revisar contigo alguna de esas novelas fantásticas que llegaron a destiempo

Aún recuerdo el Boom de Michael Ende. Por aquel entonces yo era un chaval flacucho y encorvado por el peso de una mochila (vamos, como ahora pero un poco más imberbe) que había flipado con la peli de "La Historia Interminable". Tal fue el éxito del autor alemán, y tan pegadiza la musiquilla de Limahl, que a algún iluminado se le ocurrió sacar también a Momo a la gran pantalla un par de años más tarde… Y eso no se hace. Aquel fue mi primer gran desencuentro con el autor. Gracias a Momo (la película) descubrí que un mismo autor podía parir cosas fascinantes y cosas enormemente aburridas (en aquel momento no echaba la culpa a guionistas o directores, solo al tal Michael Ende que salía junto al título)… Y también descubrí que era menos friki que otros amigos a los que Momo (la película) les había parecido una obra maestra.

novela, fantasía, juvenil, la historia interminable, con gen de gnomo, pablo ferradas
Para mí fue entonces "El tostón interminable".
A mí me pilló en un mal momento (la primera vez que la vi fue en el cumpleaños de un amigo, cuya madre nos obligó a permanecer sentados durante los cien minutos que duró aquello, en lugar de estar desparramando juguetes o dando saltos por la casa) y con demasiadas expectativas (¡Por todos los dioses, era una película del mismo tío que había creado "La Historia Interminable"!).

Pero aún quedaba una última sorpresa en la montaña rusa que era mi experiencia con el señor Ende. Porque… ¡resulta que de la película, de la buena, había un libro! Aún recuerdo cómo apareció aquel chico de mi clase llevando entre las manos ese pedazo de libro, gigante y de intrincadas serpientes en su cubierta. “Mira qué chulo es por dentro”, me dijo mostrándome sus textos a dos tintas, relamiéndose como si me estuviera enseñando un juguete por el que yo hubiera sido capaz de vender a los Reyes Magos al primer oficial romano que pasara por allí. Y lo cierto es que me picó la curiosidad. Tanto, que conseguí que alguien me prestara una copia de la novela con la que batí mi record de abandono más temprano de una lectura. ¿Bastián, un tipo regordete, torpe, marginado? A ver, el de la película tampoco era un lumbreras, pero mi mente lectora de entonces no pudo superar tantas diferencias entre la descripción de Ende y el actor que lo representaba en la película.

novela, fantasía, juvenil, la historia interminable, con gen de gnomo, pablo ferradas
Estos eran los únicos héroes que yo era capaz de reconocer.
El último giro de mi historia con Michael Ende llegó hace un par de meses, 37 años después de la publicación de "La Historia Interminable". Encontré una edición conmemorativa muy chula, de Santillana. Fue una de esas veces en las que, no sabes por qué, parece que un libro te llama a susurros desde su estantería. Yo llevaba unas semanas acordándome de "La Historia Interminable" (quizás vi o escuché algo sobre Michael Ende en las redes sociales), y hacía tiempo que no veía un ejemplar. Así que lo tomé por una especie de señal, y me lo compré.

No esperéis de mí que haga aquí una reseña, no es mi estilo. Aunque sí que cuento lo que me parecen algunas cosas que leo en Goodreads (por cierto, si quieres ver mi perfil de autor de Goodreads o seguir mis reseñas, puedes hacerlo aquí) o vía Amazon. Te advierto que no soy de profundizar tanto como otros reseñadores, porque le tengo pánico al spoiler y a que me generen expectativas, pero de eso ya hablaremos otro día. Solo diré que cuando leí en una entrevista a José Antonio Cotrina que su Héctor de Rocavarancolia era una especie de Bastián, no puedo estar más en desacuerdo (En desacuerdo con el creador de Rocavarancolia, los gnomos somos así de intrépidos ;P). Déjame que te explique: Héctor es un tío regordete, torpe y afable… mientras que el Bastián del libro es un chaval regordete, torpe y “…able” (Cambiar “...” por el nombre de cierto puerto italiano para conseguir el significado de la definición: aquel que se merece una tunda en un callejón oscuro).

Precisamente, una de las cosas que más me llamó la atención fue que la película apenas abarcaba la mitad de la novela (Podrían haberla titulado, tranquilamente, “La Historia  Interminable, a medias”). Fue una agradable sorpresa descubrir el montón de cosas desconocidas que me ofrecía el libro con respecto a la película: una nueva visión de aquel mundo maravilloso, un protagonista mucho más detestable que aquel Bastián cinematográfico al que yo había puesto en un pedestal... Resumiendo: me encantó. ¿Tanto como para darle una oportunidad a Momo? Solo el tiempo lo dirá ;).

novela, fantasía, juvenil, la historia interminable, con gen de gnomo, pablo ferradas
Si comprimes mucho el entarimado, cruje. Eso es el ABC de la albañilería ;P.

"La Historia Interminable", en su sabiduría, supo esperar hasta el momento en el que yo estuviera preparado para leerla. Y además me trajo un regalo en forma de inevitable-ajuste-super-apretado-de-maquetación-por-aquello-de-las-viudas-y-las-huérfanas, que me hizo pensar que no lo estaba haciendo tan mal con la edición de mi propia novela, "La caja de Bernit". Si tienes curiosidad por saber qué tal me quedó, o si aún dudas de que un autor autopublicado sea capaz de conseguir un resultado profesional en papel con sus propias manitas de gnomo, te invito a que lo veas por ti mismo, de igual manera a que te invito a suscribirte al blog. Así estarás al tanto de las últimas novedades, de promociones y tendrás acceso a La Biblioteca de Meseta Tortuga, el lugar donde atesoro documentos exclusivos para suscriptores como, por ejemplo, el mapa a todo color del continente de Wolyan, y donde dentro de poco dejaré caer otro regalito, que se acerca la Navidad. Sé lo que estás pensando, pero lo de compartir la receta del grog aún tengo que pensarlo un poco más, que es secreto familiar :P.


novela, fantasía, juvenil, la historia interminable, con gen de gnomo, pablo ferradas
"¡¡Rohirrim, con el grog dan tapa gratis!!".

Y a ti, ¿hay alguna novela fantástica que te haya llegado a destiempo?


8 comentarios:

  1. Solo te digo una cosa: mi frase preferida es de Momo. No dejes que el cine te destroce los libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que me he reconciliado con Ende, creo que mi siguiente paso lógico será reencontrarme con Momo. Pero la de verdad, la del libro ;).

      Eliminar
  2. La verdad es que a mi, ningún libro me ha llegado a destiempo. Dejo que me elijan ;) Me encanta pasearme entre las estanterías y hago caso al más insistente o al que habla más alto o claro. Ende me encanta y no me gusta ver películas que versionan libros porque la norma es destrozarlos. Momo es... ¡Descúbrelo por ti mismo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isabel.

      Me encanta esa filosofía tuya de dejar que te elijan... Aunque para llevarla a cabo, imagino que visitarás las librerías con el dinero justito en la cartera y sin tarjetas de crédito, porque si no, ¡vaya ruina! ;P Seguro que también te ha pasado eso de que empiezas a coger libros y luego toca devolverlos a las estanterías con un "Volveré a por ti, no me mires con esos ojitos" ;).

      Eliminar
  3. Me temo que voy a ser la nota discordante. Soy fan acérrimo del Ende de La Historia Interminable (no en vano mi gato se llama Atreyu #truestory), pero no puedo con Momo. Ni el libro ni la película generaron el más mínimo interés en mí. Así que ya sabes, si no te gusta, no eres el único.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo gatos no tengo, pero algún personaje rolero se llamó así en mi tierna juventud, ;). A Momo le daré una oportunidad, se lo debo a Ende. Confío en cambiar mi opinión, y si no... bueno, tampoco pasará nada. Y quizás me plantee releerlo dentro de otros 30 años ;P.

      Eliminar
  4. Llevo retrasando un tiempo leer "La historia interminable" por miedo a que me ocurriese eso.. A desencantarme, pero llevo viendo como tú la edición de Santillana y se me hace la boca agua *-*

    En mi caso leí demasiado pronto "Las crónicas de Narnia", y de hecho no me gustaron.... Pero creo que si las leo ahora, la cosa cambiará.
    Genial la entrada! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Moria.

      Te aconsejo que leas "La Historia Interminable" con la mirada limpia, te dejes sorprender por la auténtica visión del autor sobre sus personajes (¿Te puedes creer que Atreyu tenía la piel verde? ¡Me encantó!) y alucines al comprobar que la película solo te cuenta el 50% del libro... Y que hay vida más allá de las letras The End de la peli... Más vida y más aventuras que merecían ser contadas. Para mí ha sido un descubrimiento. ;)

      Gracias por pasarte a comentar ;D Un abrazo.

      Eliminar