jueves, 13 de octubre de 2016

Atrasos tecnológicos que parecen de novela de ciencia ficción

Atrasos tecnológicos que parecen de novela de ciencia ficción

El año pasado terminé un proyecto de ciencia ficción para la que me tuve que documentar bastante sobre inventos futuristas. Ya sabes, cosas molonas como el patinete volador que aún nos debe Robert Zemeckis.

Los gnomos no somos de piedra ―bueno, los de jardín a veces―. También nos fascina estar a la última y conocer todos esos adelantos tecnológicos que parecen mucho más chulos cuando al nombre del propio artilugio le precede una vocal: Ebook, Iphone, Obag… Pero quizás no estemos mirando en la dirección adecuada, cuando se trata de buscar inventos fantásticos.

Para demostrártelo, hoy vengo a hablarte sobre atrasos tecnológicos que parecen de novela de ciencia ficción

Porque puede que la solución a nuestras necesidades no esté en el futuro, sino en nuestro pasado.

La juventud ya se está dando cuenta de esto.


Recuerdo cuando, hace unos años, mi hermano se comunicaba con el vecino a cinco plantas de distancia gracias a sus Walkie Talkies. Ya sabes, ese arcaico aparato en el que los interlocutores apretaban un botón para hablar y lo soltaban para escucharse, obligándose a respetar los turnos al hablar ―por no mencionar aquel botón que servía para comunicarse en código morse y que nosotros utilizábamos para freír a pitidos al otro, ya que si se te ocurría mirar las instrucciones del aparato donde venía el diccionario, tus amigos te consideraban un tío raro―. De ahí pasamos a estirar del cable del teléfono para buscar algo de intimidad en nuestras conversaciones ―algo inútil porque las madres, esas mujeres expertas en contrainteligencia, dominaban la técnica de descolgar el otro teléfono para espiar las comunicaciones sin que los interlocutores se percataran―. Con la llegada del teléfono inalámbrico, por fin pudimos encerrarnos en nuestra habitación y ponérselo más difícil a las madres. Luego llegó el teléfono móvil, el intercambio de mensajes vía SMS y sus torcidos emoticonos escritos con signos de puntuación, la remasterización del SMS llamada Whatsapp y, finalmente, el intercambio de mensajes hablados apretando la tecla de grabación…

Efectivamente, hemos regresado al Walkie Talkie. Ya me imagino a Mark Zuckerberg diciendo a sus desarrolladores del Whatsapp «Vosotros hacedme caso. Poned un botón que suene y un diccionario en morse, que lo vamos a petar»... Y lo petarían ;).

Y quien dice «Walkie Talkie», dice «radio». No me quiero extender mucho más con esto pero…: radio―televisión―youtube―podcast... y hasta ahí puedo leer. The circle of techology.

literatura fantástica, ciencia ficción, Ciclo de la tecnología
El ciclo de la tecnología te da sorpresas, sorpresas te da el ciclo. Ay Dioses...

Si Jobs, Gates o Zuckerberg te ofrecieran un aparato que; sin cables ni batería, sin conexión a ninguna red de comunicaciones ni a ningún satélite; fuera capaz de medir distancias, decirte la hora, localizarte e incluso decirte cuánto mide el edificio de enfrente, seguro que correrías a buscarlo en Amazon, Ebay, o Aliexpress, como buen geek que eres. Pues te daré una pista: se llama astrolabio.

El astrolabio: un invento que parece de ciencia ficción, el Google Maps del siglo II. Se habla mucho de los desarrolladores de las grandes empresas tecnológicas, pero imagina el coco de un tío que llega a su colega y le dice «Ven, Paco. Mira en lo que llevo liado toda la tarde. ¿Ves las plaquitas circulares? Pues si giro esta para un lado y oriento la otra hacia tal estrella, te digo que son las nueve y media y que tu casa está para allá». La única diferencia es que ahora no quemamos a los desarrolladores por sus ingenios.

Literatura fantástica, ciencia ficción, tecnología, astrolabio
Pon un astrolabio en tu vida.
Como en la simpleza está la sabiduría, no todos los ingenios de la antigüedad eran tan complejos como el astrolabio. La vara de Jacob, sin ir más lejos, era un sistema basado en dos palos cruzados que, al discurrir uno sobre otro, proporcionaban medidas de altura, distancia o ángulos. Ideal para marineros, constructores, astrónomos o maestros de matemáticas. Y si lo orientaban de manera perpendicular hacia el suelo, hasta servía de bastón. Así, sin actualizaciones ni nada (los antiguos desarrolladores pensaban en todo).

Literatura fantástica, ciencia ficción, tecnología, Vara de Jacob
Y también sirve para quitarse las legañas mañaneras.
Y, hablando de bastones, ¿sabes cómo hacían los pastores pirenaicos para saber la hora allá por el siglo XI? Pues trazaban unas marcas en sus bastones, que no eran otra cosa que escalas horarias y fechas. En la parte superior del bastón añadían una especie de aguja que, al orientarla hacia el sol, les indicaba si había llegado ya la hora del almuerzo. Este inteligente widget para cayados, era conocido como reloj de pastor.

Sea porque dichas agujas reciben el nombre de gnomon, sea porque la gnomónica es la ciencia que estudia la medida del tiempo mediante relojes solares, el caso es que todos estos cachivaches me fascinan…

Literatura fantástica, ciencia ficción, tecnología, reloj de pastor
La remasterización del reloj de pastor.
Cierta teoría aseguraba que solo los seres humanos que conozcan lo más básico del planeta en el que vivimos, desde cómo cultivar la tierra hasta cómo orientarse, sobrevivirán a lo que está por llegar… Sí, era una de esas teorías sobre las terribles consecuencias del inevitable apagón tecnológico que sucederá algún día.

Sinceramente, espero que ese día tarde mucho en llegar. Más que nada porque acabo de terminar la cubierta de mi novela, utilizando un programa de edición gratuito, y ahora mismo estoy bastante agotado como para aprender a montarla de nuevo a base de aguja, hilo y cuero. Por cierto, ¿qué te parece?

La caja de Bernit, Pablo Ferrradas, literatura fantástica juvenil
Aquí mi novela, por fin. Encantado de conocerte ;).
Ya queda muy poquito para que puedas disfrutar de ella. Recuerda que, si te suscribes a este blog, además tendrás acceso a contenidos exclusivos, y te enterarás antes que nadie de los próximos eventos y promociones... Y si te interesa, otro día te cuento cómo hice la cubierta de mi novela. Pero ahora voy a ver si aprendo algo de morse, por si las moscas... ¿Que tú sí que te leíste las instrucciones del Walkie Talkie? ¡Venga, va! A otro gnomo con esas ;P.

Un abrazo

 ¿Conoces algún atraso tecnológico digno de una novela de ciencia ficción?

6 comentarios:

  1. ¡Me encantan estas cosas! Además el astrolabio le da un toque steampunk, ¿no crees? Me fascina cómo la gente inventaba esas cosas tan extrañas.
    Aunque si quieres cosas de Ciencia Ficción sólo hay que mirar los inventos de DaVinci (aunque muchos estén sobre plano).

    Ya te dije por correo que la portada del libro me encanta ^^
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Rafael!

      A mí me divierte cuando escucho hablar a alguna persona sobre lo atrasada que era la gente en la antigüedad. Llamar atrasado a un tío capaz de leer el firmamento y predecir acontecimientos naturales, o a alguien capaz de calcular una distancia o la altura de una torre a partir de lo que mide el palito que sostiene en la mano... En fin, jeje. Y de Da Vinci mejor no hablamos, que si no estaré pegado al teclado una hora. ¡Qué mentes privilegiadas!

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Sé que es una tontería, pero ¿alguna vez habéis mirado cómo eran las grúas en la Edad Media para poder subir piedras a sitios altos? Son una preciosidad:
    https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/ab/fa/db/abfadb93da058c914e6728a5773f92a7.jpg
    Literalmente, una persona se metía dentro y corría como una rueda de hamster para hacer fuerza:
    https://static1.squarespace.com/static/52701ddae4b0764939e3b98a/53358ff2e4b0155dadf1afd9/53358ff9e4b03ead0876a405/1396019194519/Kopie+2-+IMG_4597.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espectacular! Y mucho menos pretencioso que las naves espaciales que utilizaban los egipcios para construir sus pirámides XD.

      Gracias por las fotos, Ernest. Muy interesantes, el hombre antiguo no tenía ni un pelo de tonto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La verdad es que antes sin movil ni otras tecnologías vivíamos más felices....
    http://www.taringa.net/post/apuntes-y-monografias/8681367/Los-10-inventos-de-la-antig-edad-que-hacen-punta-en-la-tecn.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, llevar la clepsidra a mano como cronómetro era algo engorroso, pero tenía su punto de romanticismo ;P.

      Un abrazo, Pau.

      Eliminar