jueves, 15 de septiembre de 2016

Virginia Pérez de la Puente. 20 curiosidades de una maestra de la Fantasía

Curiosidades  y anécdotas de Virginia Pérez de la Puente

Encontré a Virginia Perez de la Puente vía Twitter mientras buscaba novelas de autores autopublicados, que creía que lo estaban haciendo muy bien, para aprender de ellos y de sus novelas. Virginia me cayó fenomenal enseguida. No solo por simpática, sino porque no tardó en ofrecerme su sabiduría cuando le hice un par de preguntas de novato. Profesional y generosa, ¿quién da más?

Desde que comencé con esto de acercarme a los autores españoles a través de sus intimidades ―confesables―, entresijos y manías, estaba deseando escribir este artículo, y confieso que hoy se me ha ido de las manos... Porque te traigo, ni más ni menos, 20 curiosidades y anécdotas de la maestra de fantasía Virginia Pérez de la Puente...


1― Una autora prolífica.
Una autora de fantasía, y de gatos

Y no me refiero solo a sus novelas. Solo hay que darse un paseo por su web para ver la cantidad de contenidos que crea para sus lectores esta amante de la radio y de los gatos ―porque Virginia es de gatos.


2― Visto para sentencia de una ¿piadosa? Virginia.
Virginia Pérez de la Puente, jurado, juez y verdugo
Virginia Pérez de la Puente, jurado, juez y verdugo :P

Pese a que tenía la muerte de uno de sus personajes programada desde hacía lustros, fue una de las escenas que más le costó escribir, logrando arrancarle sudor y lágrimas. Y es que esta autora también sufre al ver sufrir a sus personajes. Luego se da cuenta de que la culpable de tanto sufrimiento es ella, y al sufrimiento le añade un sentimiento de culpa… Puede que esto te haga pensar equivocadamente que algún día dejará de hacer sufrir a sus criaturas... Pues no cuentes con ello, porque tiene ese puntito maligno que hace que le guste pasarlo mal haciendo que sus personajes lo pasen mal.


3― Su primer libro… ¡Chispas!
Virginia Perez de la Puente, lectora precoz

Su primer libro ―sin contar El Pampinoplas, obra literaria que nos flipó a todos los de la generación del 77― fue El Señor de los Anillos, que cayó en sus manos a la tierna edad de nueve años por culpa de su hermano. Y es que en casa debían estar hasta el gorro de que la pequeña Virginia les obligara a leerle cuentos, pese a que ya sabía leer desde los 3 o 4 añitos.
El caso es que la obra de Tolkien no se parecía a ninguna otra lectura de las que Virginia robaba a su hermana mayor ―y que a su edad tampoco debería leer―. Con solo nueve años se dijo  «Esto es lo que yo quiero hacer», y no ha parado de hacerlo desde entonces.


4― Una autora de fantasía muy real.
Virginia Perez de la Puente, mundos de fantasía

Piensa que la fantasía te permite reflejar la realidad con mucha más libertad, y que es un mito que solo sirva como método de evasión. Desde un mundo fantástico se puede plasmar todo lo que preocupa al ser humano, sus problemas, las injusticias… y hacerlo además sin preocuparse por ofender a nadie.


5― Existe una fantasía para cada tipo de lector... sin excepciones.
Pablo Ferradas, Con Gen de Gnomo
«¿Cuantoz kiloz por cm cuaddado dicez que aguantan eztaz gafaz?»
Sí, soy yo haciendo el idiota con unas gafas de protección y unas baquetas XD.
Virginia es capaz de demostrar que la fantasía no es algo que solo leen los niños, los inadaptados sociales o la gente rara como el tipo de la foto. Porque no todo son «Dragonadas» de capa, espada, dragones, mazmorras y magos con bastón. De hecho, existen tantos géneros dentro de la fantasía que se podría decir que existe una fantasía para cada tipo de lector, y novelas fantásticas para todos los gustos. Incluso para aquellos que no son de espadazos y choques de ejércitos de guapos contra feos.


6― Diera un doblón por evitar tan indignos diálogos.
Monkey Island, duelo con espadas y diálogos

A Virginia le obsesiona la naturalidad de los diálogos. Le gusta el contraste, mezclar un texto cuidado y bello en estructura y en significado con una frase coloquial o, incluso, malsonante.


7― Sus autores de referencia.
Ancestros y referentes de la fantasía
Estos son ancestros de verdad, nada de incluir al chico aquel de mirada depravada.
De George R.R. Martin le gusta su estilo, de Brandon Sanderson su capacidad de imaginar y crear mundos y de Joe Abercrombie la mala leche que gasta.


8― Los libros que recuerda con especial cariño.
Libros que recordamos con cariño

El Señor de los anillos le enseñó lo que quería ser de mayor, Harry Potter ―que leyó con 24 años― le demostró que para los adultos seguía existiendo la magia, y Canción de Hielo y Fuego le mostró que la magia no era patrimonio exclusivo de los niños.


9― Lo que más detesta de las novelas de fantasía.
Hermione también lee fantasía
Parece estar diciendo «¡Venga ya! ¿Otra vez? No me "Crucio"».
Es leer un libro y tener la sensación de que ya lo ha leído antes, porque esté lleno de tópicos, arquetipos, lugares comunes y tramas recicladas.


10― Sus personajes favoritos.
Virginia Pérez de la Puente y su amor por Loki

Entre sus personajes favoritos encontramos a Anasûrimbor Kellhus, de Scott Bakker, a Jon Nieve y a Daenerys ―sobre los que Virginia tiene una interesante teoría acerca de su evolución paralela a lo largo de la saga de R.R. Martin―. Encontramos a Haplo, el Patryn ―Ahí me has tocado la fibra, Virginia, porque también es uno de mis inolvidables― que evoluciona de ser un cabrón perteneciente a una raza de cabrones, a ser otra cosa de la que no se puede hablar sin hacer spoiler. También adora a Harry Dresden porque se las arregla para ser absolutamente humano con sus miles de errores y debilidades, y aún así ser un héroe de los de verdad, de los que tropiezan quinientas veces por novela.

En cuanto a sus propios personajes, Virginia no puede evitar quererlos a todos, incluso a los malos. De hecho, a alguno malo le tiene más cariño que a alguno bueno. Entre ellos destaca a Danekal y Angarad de «El Segundo ocaso» y Loki de «Hijos del Dios Tuerto».


11― Un personaje, una anécdota.
Angarad, de Virginia Pérez de la Puente
Fan art de los seguidores de Virginia. ¡Qué envidia! ;)
Virginia considera a su personaje Angarad como un dulce. Surgió como personaje arquetípico en honor a su lector beta más fiel ―Un amante de ese tipo de personajes―, para dar una réplica en «El sueño de los muertos». Pero empezó a imaginarse el trasfondo del personaje y este se tomó la libertad de crecer por su cuenta ―A veces los personajes cobran vida propia, os lo aseguro― llegando a convertirse en uno de los favoritos para los lectores.


12―Escribir como lectora y leer como escritora.
Los libros te dan sorpresas, sorpresas te dan los libros

Le gusta emplear el método de escribir como si estuviera leyendo esa misma novela, y así sembrarla de momentos épicos, dramáticos, giros, sorpresas y experimentarlos como lo haría una lectora más.


13― El origen de la fantasía.
El sueño de los muertos, Virginia Pérez de la Puente

El sueño de los muertos nació de un relato que presentó a un concurso. Más tarde, se dio cuenta de que esa historia no podía ser contada en diez páginas, ni siquiera en cien. Al final acabó teniendo más de seiscientas y, aunque la historia es autoconclusiva, en realidad no había hecho más que empezar a escribir una aventura mucho mayor.


14― Las emociones de los escritores.
Títeres del azar, Virginia Pérez de la Puente

Todo el que escribe navega sobre una marea de emociones. Y no solo porque llegue a empatizar con sus personajes. Además hay que enfrentarse a los terroríficos bloqueos ―en los que llegas a pensar que jamás podrás continuar la historia―y a la última palabra escrita. Ese momento final que Virginia define como emocionante y profundamente triste, al mismo tiempo. Títeres del azar contiene la escena que más le ha costado escribir en su vida, y la que más le ha gustado escribir.


15― La música que le transporta a otros mundos.
John Williams is God

Todo depende del género. Si Virginia está visitando lugares épicos y medievales, va acompañada de Hans Zimmer y John «Dios» Williams. Si está viajando por lugares más comunes, actuales o futuristas, deja que Youtube ―y las cookies de su ordenador― decidan ;).


16― Manías y maneras de escribir.

Manías de Virginia Pérez de la Puente al escribir
Ahora que ya he echado a todo el mundo, a ver si me dejan escribir un ratito en paz.
Aunque se define como «Una mujer normal y corriente, con cabecita de adolescente y un poco chiflada en todos los aspectos, pero así la vida es mucho más divertida», cuando se pone manos a la obra la película cambia…

Que no haya nadie alrededor, que no haya nadie en la habitación… Si por Virginia fuera, que no hubiera nadie en toda la ciudad. Le gusta escribir de mañanas, pero le parece bien cualquier hora salvo la siesta, que es sagrada. Tampoco le gusta escribir de madrugada y nunca sacará una novela a la luz hasta que su alma cabezona y obsesivo compulsiva le diga que ha quedado perfecta.


17― Frases favoritas.
Jar Jar Binks congelado en carbonita
Admítelo, tú también has soñado con esta imagen.
Entre sus frases favoritas están «Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes» de Yoda. Y de sus personajes se queda con la frase de Tije «No me tientes. Cuando alguien me tienta suele salir perdiendo».

Le gusta John Williams y Yoda…, y mataría a Jar Jar Binks, muchas veces. ¿No es adorable? ;)


18― Amistades peligrosamente fantásticas.


Virginia no es que haya compartido cena con R.R.Martin, ¡es que le ha firmado un libro! Se ha ido de resaca con Joe Abercrombie y ha cantado canciones Disney en mitad de la calle con Juan Gómez Jurado… Y le sorprende ser ahora ella la escritora protagonista de las anécdotas de autores menos conocidos o noveles... Por la parte que me toca, virtualmente, puedo dar fe de que es «majérrima».


19― Una autora que cuida de sus lectores.
El universo de Virginia Pérez de la Puente

Para Virginia es importantísimo mantener contacto con los lectores, porque piensa que una obra se escribe en solitario, pero una vez se termina les pertenece a ellos. Aparte de que le emociona hablar con quien ha leído sus novelas y compartir impresiones.

Pero sus lectores también la quieren, llegando a discutir en internet sobre sus novelas e incluso atreverse a poner rostro a sus personajes. Virginia, sorprendida por las teorías e interpretaciones imaginativas de sus lectores, se comprometió a no intervenir en ninguno de esos debates para no chafarles la diversión. Mientras tanto, ellos le regalan fan arts, fotomontajes y vídeos sobre sus novelas

20― Y para dormir, un libro.
Quien con gatos se acuesta, duerme donde le dejan
Prefiere perder horas de sueño que de lectura. De esa manera, en el hueco que le dejan sus gatos, cae rendida hasta que la poción resucitadora ―más conocida como «café mañanero» la devuelve al mundo de los vivos.

Pues estas son las curiosidades y anécdotas que más me han gustado de esta autora que escribió su primer intento de novela con unos nueve años, dejó abandonado el violín ―al que aún echa de menos― trabajó en la radio, y se dejó la voz grabando un disco.

Una escritora de la que podemos aprender mucho otros autores que optamos por la autopublicación. Y hablando de publicaciones (alerta de cuña publicitaria), te recuerdo que hasta el 25 de septiembre puedes ganar un ejemplar en papel, debidamente dedicado, de mi novela juvenil de fantasía, «La caja de Bernit». Para ello solo tienes que participar en el flamante Concurso Con Gen de Gnomo «Acierta la página». Recuerda que entre todos los participantes sortearé además un ingenio gnomo que te permitirá leer en la oscuridad con tan solo decir «Shirak»... y apretar un botón, claro :P.

Como soy un gnomo de corazón blandengue, en el correo de este domingo los suscriptores encontrarán otra pista, donde quizás encuentren la clave a la pregunta que todo el mundo se está haciendo... ¿Cuántas páginas de aventuras me esperan en «La caja de Bernit»?... Bueno, no puedo asegurar que sea lo que todo el mundo tenga en mente. Digamos que he hecho una estimación, redondeando ligeramente hacia arriba. No es de buena educación ir por ahí preguntando a la gente acerca de sus pensamientos íntimos o escuchando conversaciones ajenas. Eso, al menos, es lo que me dijo el juez. Eso y que el uso de mi sonda lectora de pensamientos no cumplía con las normas de higiene estipuladas en «nosedónde». Burócratas :P.

Podrás encontrar todas estas anécdotas sobre Virginia Pérez de la Puente y muchas más cosas en estos lugares que también os recomiendo: el blog de Gabriella CampbellTierra quebrada, Fantasía y Mundo, Más que veneno, Lectora de Tot, la web de Javier Pellicer, Párrafos Perturbados, Tejiendo ideas, cosiendo palabras, el Periódico de la Universidad Francisco de Victoria y por supuesto, en la web de la autora.

Si te ha gustado este artículo no dudéis en acercaros a las curiosidades y anécdotas de otros grandes autores como son Laura Gallego, Javier Ruescas, José Antonio Cotrina, y Concepción Perea.

Un abrazo y que las buenas anécdotas te acompañen siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario