jueves, 14 de julio de 2016

7 Espadas fantásticas que he deseado empuñar... y alguna más


Uno de mis juegos favoritos de cuando era más pequeño era la lucha con espadas. No importaba que el adversario fuera mi hermano mayor, mis amigos del cole o mis vecinas. En cuanto tenía ocasión, agarraba un palo y ponía en práctica todo lo aprendido en las películas de Errol Flinn, el Zorro o los Inmortales.

Hoy me he encerrado en la armería de la fortaleza y me he puesto a bruñir el acero de mis siete espadas fantásticas favoritas. Ahora que están impecables ya puedo enseñártelas. Ten la precaución de agarrarlas por la parte que no corta ;)…


1- Excalibur:
Espada fantástica Excalibur

¿Quién no ha soñado alguna vez con ser «el elegido»? Cuando Arturo extrajo la espada de la roca debió sentir un subidón solo comparable al de Thor cuando fue digno de levantar a Mjolnir, su martillo, o a Harry cuando el gorro seleccionador le colocó junto a sus colegas en la misma casa de Hogwarts.

Las leyendas artúricas dan varias versiones sobre el origen de esta espada. Unas dicen que era la famosa espada clavada en la piedra, otras dicen que se la dio la Dama del lago… En lo que todas están de acuerdo es en su poder, que la hace capaz de cortar acero. Su funda era igualmente poderosa, y protegía a su portador de manera que fuera imposible herirle.

La primera versión sobre la obtención de Excalibur se la debemos a un clérigo escritor del siglo XII: Godofredo de Monmouth. En su obra «Historia Regum Britanniae» relata que Merlín forjó en la isla de Avalón, la isla de las hadas, una espada, Excalibur, y la clavó en una piedra que estaba al lado de una capilla de Londres, de donde la extrajo Arturo.

Pero en la obra francesa del siglo XIII, «Lanzarote-Grial», se cuenta que Arturo había roto su espada la de la piedra durante un combate contra Sir Pellinore. Merlín lo llevó entonces al lago donde vivía una bella y poderosa ninfa, que se la entregó junto a la vaina mágica ¿Te das cuenta de que este es el origen de las ofertas de Teletienda? Seguro que si Merlín hubiera insistido, hoy conoceríamos la historia de las dos espadas Excalibur con sus respectivas fundas mágicas y sus soportes para antorchas. Merlín le advirtió a Arturo que tuviese cuidado, porque un día llegaría una mujer digna de su confianza y le arrebataría la vaina de Excalibur para siempre. Y es que en las historias de amor de la literatura clásica, encontrar una femme fatale era tan habitual como encontrar un «malote rebelde» en la literatura romántica actual.

2- Sable láser:
Espada fantástica sable luz Luke Skywalker

Reconozco que mi espada láser favorita es la de Luke Skywalker en «El Retorno del Jedi». Vale que la azul, la que le da Obiwan en «Una Nueva Esperanza» tiene más historia pasada por aquello que perteneció a su padre y futura para más datos ver «El Despertar de la Fuerza». No es spoiler, sale en el cartel ;). Pero el sable de luz verde… amigos y amigas, lo ha construido un granjero adolescente después de un curso acelerado de formación jedi, impartido por un anciano con sentido del humor británico. Sin olvidar que nuestro joven granjero se ha pasado medio curso procrastinando entre destruir estaciones estelares, salvar flotas e intentar rescatar a sus colegas. Reconozcamos el mérito del chico: hay gnomos mejor preparados que han perdido varios dedos construyendo ingenios más sencillos.

Pero, ¿en qué consiste un sable láser. Pues sencillamente es un rayo de energía que va y vuelve desde una empuñadura molona, creando una hoja de plasma cuyo color depende de los cristales que se hayan empleado en su fabricación. En este caso, Luke utilizó cristales sintéticos, de ahí su color verde y su sonido diferente al desplegarse, y ahora estás leyendo esto pensando algo así como «en menudo blog friki me he metido...». Un poco sí ;). Un friki noble en tiempos poco civilizados :P

Star Wars bebía de las óperas espaciales de la época, y la idea surgió precisamente de la espada de fuego que utilizaba el emperador Ming, el enemigo acérrimo de Flash Gordon.


3- Nársil:
Espada fantástica Nársil

Si eres fan de «El Señor de los Anillos» es posible que estés ya algo nervioso/a —yo lo estaría ;)—. Seguro que llevas unos párrafos pensando «¿Y este friki de Star Wars no va a mencionar ninguna espada de la saga?». Pero a ver cómo empieza uno a hablar de algo de la obra de Tolkien sin enrollarse o polemizar con otros que sepan más que él… Empezaré con Nársil, a ver qué tal me sale.

Nársil en una frase: la espada que se quebró durante la Guerra de la Última Alianza, la espada que cortó el dedo de Sauron y liberó el anillo, la espada que sería reforjada y rebautizada como Andúril para el uso y disfrute del montaraz llamado Aragon, futuro rey de Gondor. Así contado no parece para tanto, ¿verdad? Pero sí, esa la espada es la leche.

Pasemos a mi favorita de la saga.


4-  Dardo.
Espada fantástica Dardo

En la obra de Tolkien siempre me encantó eso de que cualquier ser, por pequeño que fuera, podría marcar la diferencia en el devenir de toda la historia. Dardo es otra muestra más de esa idea. Y lo de que brillara cuando había orcos acechando es una ideaza, a no ser que te persiguieran por la noche, claro está el chiste es pésimo, dame las collejas flojitas, por favor, que estoy en edad de escribir y se me mueven las ideas.


5- Puñal de Morgul.
Espada fantástica Nazgul

El arma favorita de los Nazgul. Un arma que se quebraba de manera que sus fragmentos quedaran en el interior de la herida de su víctima, envenenándola con una maldición que acababa convirtiéndola en un espectro.

Y después de tres espadas de la literatura de Tolkien, permíteme mostrarte un par de espadas fantásticas que marcaron la infancia de algunos que ya no cumplimos los treinta.


6- La espada del Poder.
Espada fantástica del poder He-Man

Es aquella que alzaba cierto rubio vigoréxico mientras gritaba a los cuatro vientos «¡Por el poder de Grayskull, yo tengo el poder!». Una espada que recogía el poder del castillo de Grayskull y lo derramaba sobre el príncipe Adam, como si se tratara de una infusion de testosterona pura, convirtiéndole en «el hombre», casi literalmente: He-man. Y como en Eternia gastaban la magia sin miserias, aún sobraba para darle poderío a su cobarde tigre verde, Cringer, y convertirle en «Battle Cat», un auténtico corcel de batalla.

Pero lo mejor de esta espada es que estaba dividida en dos partes A LO LARGO, que si ya se hacía raro jugar con media espada, imagina lo que sería empuñarla. Cómo no, la otra mitad pertenecía a su enemigo, Skeletor, que intentaba por todos los medios reunir las dos mitades para abrir el portal que le devolvería a la dimensión de la que fue expulsado durante las Grandes Guerras. No se puede negar que como historia mola.


7- La espada del Augurio.
Espada fantástica del augurio Thunder cats

O lo que es lo mismo, la espada del líder de los Thundercats. En su cruz poseía una joya en forma de ojo con la que Leon-O era capaz de ver más allá de lo evidente, observar acontecimientos, y observar cosas lejanas u ocultas que les permitían enfrentarse a sus enemigos al grito de «¡Thunder, thunder, thundercats!». Me estoy dando cuenta de que en mi época los dibujos animados gritaban mucho… a, ¿que en la tuya también? Eso me tranquiliza... No, espera, no me tranquiliza en absoluto. De hecho, igual explica algunas cosas. Pero sigamos con las espadas, que ya habrá tiempo para hablar de nuestros cortocircuitos mentales :P.

Estas son mis siete espadas de fantasía favoritas, aunque en la fortaleza guardamos otras tantas hojas un poco menos fantásticas, pero igualmente legendarias.


El Zorro.
Espada El Zorro

Hasta el siglo XX, signo de la «Z» era tan universalmente reconocible como la «S» de Superman, la «mierda» del Whatsapp o las ventanas emergentes que te recuerdan la cantidad de cosas chulas que te vas a perder por no estar suscrito a este blog (en el cine era más sencillo hacer publicidad subliminal, aquí se nota demasiado, jeje). ¿A quién no caía bien un apuesto enmascarado que defendía a la gente de tiránicos funcionarios? Te aseguro que, según con quién des detrás de la ventanilla, al quinto trámite en un organismo público comienzas a asomarte por las ventanas, a ver si aparece un jinete montado en un corcel negro y te alegra la mañana.


Los tres Mosqueteros.

¿Quién no ha jugado a gritar el famoso juramento que escribió Alejandro Dumas?
«¡Todos para uno y uno para todos!» ha sido un lema del trabajo en equipo para diferentes generaciones.

Y si lo que grito es algo un poco más egoísta, como «¡Solo puede quedar uno!», ya sabes de quién voy a hablar a continuación.


Espada Los inmortales McLeodEspada Los inmortales El Kurgan





Los inmortales.

O cómo las disputas entre un par de familias de escoceses, los McCleud y los Frasier con los que iba el Kurgan, puede dilatarse en el tiempo más que la de los Targaryen y los Lannister. Para ser exactos, lo que quería el Kurgan era más bien la cabeza de Connor Mcleod y, con ella, su poder.

Y ya que hemos sacado la saga de «Canción de Hielo y Fuego», de sus páginas me quedo con tres espadas:







Hielo:
Espada Hielo Eddard Stark

El mandoble de acero valirio con el que Eddard Stark impartía justicia de manera estricta, cayera quien cayera… y hasta aquí puedo leer. ¡Tarjetita por aquí! Si no has entendido este último chiste deberías avisarme para que deje de escribir tonterías viejunas ;).


Garra:
Espada Garra Jon Nieve

La espada que Jon Nieve recibió del Lord Comandante Mormont y a la que cambió la empuñadura de oso por otra de huargo. Y también es de acero valirio, no sabe «» este Jon Nieve.


Aguja:
Espada Aguja Arya Stark

La pequeña espada con la que la joven Arya Stark es capaz de «coser» a sus enemigos mientras recita la cantinela que su maestro, Syrio Forel, le enseñó: «¡Ay, como el aguaaaaaa!»... Espera, en la serie no mencionan nada de la «Danza del agua», ¿verdad?. ¡Pues léete los libros, leñe! Que merecen la pena ;P.

Por último me gustaría recordar el arma que marcó a toda una generación por su letalidad, su simplicidad, su versatilidad y por llenar centenares de casetas de tiro en todas las ferias de España. Me refiero a:


El cuchillo de Rambo:
Cuchillo Rambo

Vale, no es una espada, pero técnicamente Dardo tampoco lo era. Y si el puñal de Rambo no brillaba cuando había orcos cerca era porque, entre el instrumental de sutura, las pastillas potabilizadoras y el maquillaje de camuflaje, en su empuñadura no quedaba ya sitio para las pilas y las bombillas ;).

Hoy he sacado de la armería mis aceros favoritos para que los vieras, e incluso para que esgrimieras los que más te gustaran. Pero este domingo, para los suscriptores, abriré un poco la puerta del taller polvoriento desde el que escribo y, desde esa rendija, podrán fisgonear alguna de las sorpresas que estoy preparando para ellos. ¿A qué esperas para unirte? ¿No te pica la curiosidad? ;).

Si los duelos de espadas son lo tuyo y además te gusta escribir, Ana Katzen escribió un artículo que te recomiendo sobre cómo escribir peleas con espadas. También encontrarás algún que otro consejo general sobre cómo usar la pluma, en mi sección El taller de Trestuercas.

Un abrazo.

¿Cuáles son las espadas que has deseado empuñar? ¿Cuáles marcaron tu infancia?

5 comentarios:

  1. Cuantos recuerdos solo con leer los nombres de esas espadas!!! añadiría una mas, Frostmourne, espada que corrompió a Arthas...Seguro que como mago ovejero del wow la conoces, no?
    Aprovecho para felicitarte por el blog, tienes entradas muy interesantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Unknown! (aunque me parece que no me eres tan desconocido :P).
    Me alegro de que te guste el blog. Como mago ovejero, de algo me suena la espadita de marras. Aunque confieso que no soy un experto en las historias del WoW... bastante tenía con no perderme por el camino y controlar mis bolas de fuego para no liarla a lo Targaryen ;).

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muerte helada y Centella... No conocía hasta ahora las espadas de Drizzt, gracias por descubrírmelas. Apuntadas quedan ;)

      Eliminar
    2. ¡Por todos los dioses! Perdona, admin, por error he eliminado tu comentario. :_(.

      Eliminar