martes, 7 de mayo de 2013

¡Felices 3.000 visitas del Blog Cuentos de Caballería! La primavera, la creatividad altera.

Qué mejor forma de comenzar el mes de mayo que con ¡3000 visitas!


3.000 visitas de Cuentos de Caballería

Quiero daros las gracias a todos los que leéis este blog. Espero que también encontréis en él alguna información que os ayude en vuestra experiencia como escritores. Y si es así, que la compartáis para ayudar a otras tantas personas que puedan andar tan perdidas como lo hemos podido estar nosotros ;).

Estoy encantado de ayudaros, responder a vuestros comentarios, escuchar vuestras sugerencias y aprender compartiendo mis sueños y manías con vosotros. Y si todo eso no es posible, por lo menos entreteneros un rato.
  
Aunque este Blog está pensado más para ser compartido en aquellos lugares del mundo donde se habla la Lengua de Cervantes, muchas de las visitas provienen de países anglosajones. Por ese motivo he introducido un traductor (por ahí abajo a la derecha), que permite traducir el Blog de los Cuentos de Caballería, igual de mal, a decenas de idiomas. Y digo “igual de mal”, porque la entrada titulada “La (maldita) Sinopsis”, ha sido traducida al inglés como “The (fucking) Synopsis”. ¿De verdad no había otra alternativa menos malsonante, Señor Google? ¡Por favor, que este blog lo lee gente de nivel! ;).

Hace unos días tuve una agradable conversación con un paciente, guionista de un exitoso programa de televisión. El paciente en cuestión, aprovechó la consulta para hacerme promoción de su último libro, que ya me he comprado y que estoy disfrutando mucho… Como veis, es un guionista bueno, de esos que te llevan al huerto ;). El caso es que yo tampoco pude resistir la tentación de tener un escritor recién publicado delante y no abalanzarme sobre él, cual tigre sobre gacela coja en un documental de la 2.

Mientras una parte de mi cerebro enviaba señales a mis labios para que articulasen las palabras de forma coherente y sosegada, pretendiendo dar una buena impresión a la par que obtener información literaria de calidad y de primera mano, la otra mitad de mi cerebro, mucho más primaria, repetía al más puro estilo neandertal, “Yo novela. Publicar quiero. ¡Cómo, cómo, cómo, cómo!”.  

Las casualidades no existen. Las oportunidades están ahí.


Si tenemos los ojos bien abiertos las veremos cuando pasen, y solo dependerá de nosotros si alargamos la mano, o no, para agarrarlas.

Como os digo, tuve una agradable conversación con él, en la que hablamos sobre lo mal que está el sector de la Literatura (a decir verdad, esa parte no fue tan agradable), y eso que la Literatura Juvenil es de las que mejor ha aguantado el golpe de la crisis. Por lo general, las Editoriales están publicando con cierto retraso a sus autores. Es lógico, si obtienes menos beneficios, te arriesgas menos, publicas menos variedad de obras y algunas te las reservas de un año para otro. Es lo que le respondía a Alejandro, otro escritor en busca de Editor, en un comentario suyo de este Blog. Lo lógico es que en primer lugar vean la luz las obras que tienen pendientes de publicar de autores consagrados, mediáticos, compromisos, etc… Y después, si acaso, iremos nosotros.

Al final me dio un buen consejo: concursa. Yo ya había dado por terminada mi labor de buscar concursos hace días, al no encontrar ninguno publicado que se adecuase a los Cuentos de Caballería. Pero como digo, las casualidades no existen. Volví a mirar y descubrí que acababan de publicar varios certámenes interesantes en los que participar. Quizás no ganemos… ¿Quizás?, qué narices ;)… Pero es cierto que, tal y como están las cosas, posiblemente sea la forma más probable de que alguien de una Editorial lea nuestro manuscrito completamente.

Así pues, mi primavera hasta el momento se podría resumir de la siguiente manera:

Qué mejor forma de celebrar el Día del Libro que imprimiendo algunas copias de los Cuentos de Caballería.

Qué mejor forma de celebrar mi cumpleaños que llevando unos 15 kilos en copias hasta la oficina de correos para hacerlo llegar a diferentes concursos.

Qué mejor forma de aprovechar los madrugones impuestos por los “horarios biberoniles”, que trabajar en un video-cuento para regalar a mi chica en su primer día de la madre.

Pues eso, Sabina, que no te han robado el mes de abril, que lo tenía yo todo “pa” mí “acaparao”. Pero si quieres te dejo mayo, que es cuando yo empiezo con la alergia.

He tapado prudentemente, con la antigua técnica del post-it,
ciertos datos relevantes como el seudónimo, ya que si no
tendría que mataros a todos y ya os he cogido cariño.
No me miréis así, son cosas de los concursos ;).

3.000 abrazos y gracias por estar ahí.

Pablo.