martes, 29 de enero de 2013

Los protagonistas de los Cuentos de Caballería.

Cuando comencé la andadura de los Cuentos de Caballería tenía en mente seis personajes. En teoría dos de ellos iban a ser los protagonistas y el resto meros acompañantes de sus aventuras. Pero la historia comenzó a crecer a su alrededor. Se incorporaron nuevos personajes y los que en un principio eran protagonistas, empezaron a compartir su importancia con los demás.

¿Quién no ha abierto las puertas de su casa para montar una fiesta y ha visto cómo se le empezaba a colar gente a la que a penas conocía? Pues de la misma manera yo abrí las páginas de los Cuentos de Caballería y seis personajes más entraron en mi historia. Y lo hicieron para quedarse.

Sinceramente, no sabría decir cuál de los doce personajes me gusta más o es más importante. Cada uno desarrolla su propia historia en alguno de los dos libros de la novela, y sus decisiones son las que hacen que el devenir de la historia sea el que es. Doce, ni más ni menos. Todos con sus costumbres y manías tan diferentes que la convivencia entre ellos, en muchas ocasiones, no es sencilla.


En ellos he querido introducir peculiaridades que seguramente nos recuerden a personas que conocemos o con las que nos hayamos cruzado alguna vez en nuestra vida: débiles que se quieren hacer pasar por poderosos; poderosos que quieren pasar desapercibidos; locos geniales que inventan maravillas; valientes que tienen miedo; cobardes llenos de rencor; y personajes que se equivocan al buscar la felicidad en el lugar erróneo.

Menos personajes pero con más "miga".


Siempre he pensado que las novelas quedan más claras cuando no incluyen demasiados personajes. ¿Quién no ha tenido que retroceder algunas páginas, al interrumpir la lectura unos días, porque no reconoce al personaje del que se habla? En los libros electrónicos se debería implantar la opción de reconocimiento de personajes. Algo así como que al seleccionar el nombre de algún personaje, apareciera un texto del tipo “Sí hombre. Este tío es Jaskin, hijo de Joroskin, de la Casa Tarareo, de los Tarareo de toda la vida. El que era malo hasta que el protagonista le dio un remedio para esas verrugas faciales tan molestas” ;).

En este caso, tratándose de una novela orientada a jóvenes lectores, tenía cierto reparo en introducir tantos personajes, pero creo que al final he conseguido un equilibrio bastante aceptable.

Quizás no sea mala la idea que me propusieron de añadir un glosario de lugares y personajes al final de la novela.

Hay una cosa que me encanta, y es preguntar a quienes ya han leído los Cuentos de Caballería, cuál es su personaje favorito o el que más le ha gustado. Las respuestas que recibo son siempre sorprendentes, tanto por el personaje elegido, como por los motivos: bien porque ha caído en gracia, bien porque se haya empatizado más con él…

Personajes de Dragonlance - Larry Elmore

Después de haber escrito sobre tantos personajes, llego a la conclusión de que el auténtico protagonista es aquel que lleva una novela en la mano. Al fin y al cabo, es quien se pondrá en el lugar de su personaje favorito o le acompañará, cuando por la noche apague la luz y entre en el misterioso Universo de los Sueños.

Si queréis saber más del aventurero que escribe estas líneas, en esta entrada del blog os cuento quién soy.

Dulces sueños y un abrazo.

Pablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario