miércoles, 23 de enero de 2013

Las Criaturas de los Cuentos de Caballería


Gnomo -  por 7Eme Ruelle Rouge.





Los Reinos de Fantasía, como su propio nombre indica, suelen estar plagados de criaturas fantásticas, si no perdonadme, pero vaya birria de Reino de Fantasía ;). Esto es precisamente lo que lo diferencia del Reino de la Realidad.

Aunque no nos engañemos, en el Reino de la Realidad también existen criaturas fantásticas. Lo que pasa es que suelen estar menos a la vista y, de las que sí están a la vista, apenas sabemos nada sobre lo fantásticas que son.








Un ejemplo de criaturas maravillosas al alcance de la mano.


¿Conocéis cómo las abejas localizan las mejores flores y transmiten esa información a la colmena? Pues veréis, las abejas obreras tienen dos estómagos, uno para ellas y otro para compartir. Cuando las obreras regresan a la colmena de sus misiones exploratorias, llevan estos estómagos llenos del alimento que han encontrado. Una vez sobre la superficie de la colmena, realizan lo que se conoce como la danza de la abeja o la danza del ocho. Esta danza consiste en que la abeja traza un camino en forma de ocho sobre la superficie de la colmena mientras sacude alegremente su cuerpo. Pero este dibujo no tiene forma de ocho por capricho de la exploradora. La orientación respecto a la colmena y el tamaño con el que describe ese ocho, comunica con precisión a sus compañeras la dirección, con respecto al sol, y la distancia a la que está el lugar donde la exploradora encontró dicho polen.


Danza de la abeja.


Por si acaso esto no fuera suficientemente fantástico, las exploradoras utilizan sus estómagos “de compartir” para ofrecer a sus hermanas el alimento encontrado. El resto de obreras van probando y se van sumando al baile de la exploradora que acarrea el mejor néctar, según sus gustos. Así pues, unos ochos van creciendo en tamaño con respecto a otros y de esta forma tan democrática, la colmena elige las flores hacia las que partirán las obreras a recolectar.





En los Cuentos de Caballería encontraremos criaturas fantásticas clásicas como duendes, dríadas, elfos o gnomos. Pero en el Continente también existen muchos otros seres inspirados en esas criaturas tan cotidianas y tan fantásticas que nos rodean a diario. Como en el mundo real, los seres humanos no somos el ombligo del mundo, aunque a veces así nos lo creamos por la influencia que tenemos sobre el mismo. Volviendo a las abejas, hay científicos que aseguran que si estos diminutos seres dejaran de existir, desaparecerían poco a poco las diferentes especies vegetales, llevando irremediablemente a la extinción del resto de formas de vida superiores, como por ejemplo la humana.



Sería fantástico si lograra despertar en mis lectores el interés por observar esas criaturas maravillosas que nos rodean, para aprender de ellas.












Un abrazo y cuidadme esas abejas ;).










Como veis, le doy mucha importancia al sentido del humor, si queréis saber por qué, os lo explico en el siguiente artículo.

¡¿Me estás diciendo que por la Teoría del Caos, si piso una mariposa en la zona costera del Mar de Rubhiri se producirá un terremoto capaz de destruir ciudades enteras?!
¡No, te digo que te pongas el casco, y que si pisas otra sierra de rosca aquí te quedas, porque no pienso subir contigo a rastras por las escaleras!.

Conversación a gritos, sobre el ruido de la maquinaria de perforación, entre dos gnomos mineros. Aunque nadie asegura a ciencia cierta que fueran estas sus palabras exactas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario